¿Cuándo cambiamos las sonajas de los bebes por un celular?

Observa un domingo familiar en un restaurante, por supuesto que lo primero que sacan papá y mamá son sus teléfonos, es muy importante tenerlo muy cerca y en cuanto él bebe comienza a llorar pasa a sus manos.

¿Acaso habremos perdido el contacto visual con nuestra familia o la capacidad de superar unas lágrimas ruidosas sin una pantalla?

El daño que les estamos causando es severo:

Para empezar los niños pueden tener problemas con su crecimiento cerebral: su desarrollo cognitivo se vuelve más lento, su madurez se ve atrofiada, asimismo puede llegar a producirles trastornos de atención y de lectura. El exceso de uso de aparatos tecnológicos genera problemas de sobrepeso por falta de movilidad, trastorno de sueño y dificultad para dormir. Además, aumentan los problemas auditivos y de visión por la luz azul que generan estos aparatos dañando la mácula del ojo.

Reasons-Give-Your-Kid-Cell-Phone.jpg

Entre otros problemas, su actitud ante diversas situaciones puede tornarse agresiva, como se le conoce al concepto “Demencia Digital” un diagnóstico popularizado por el Dr. Manfred Spitzer. Trastorno causado por el uso adictivo de los medios digitales. Por otra parte, aquellos niños que hacen de los videojuegos una actividad en la cual invierten una desmedida cantidad de tiempo, están expuestos a desarrollar severas actitudes antisociales y a desarrollar cualidades negativas para su personalidad.

Increíble, pero cierto… ¡Es nuestra zona de confort! y ahora no hay forma de parar la demanda de los niños hacía la súplica constante de “préstame tu teléfono.” Estamos perdiendo la interacción la cual es muy importante en los años en los que somos imprescindibles para ellos, además de que estamos causando actitudes complacientes y de no saber esperar ni solucionar problemas con ellos.

La tecnología no es un tema de trauma o completa preocupación, de hecho, tiene muchos beneficios para todos y deberíamos de sentirnos afortunados de vivir en esta era. Sin embargo, no podemos negar que, como todo, se necesitan límites y regulaciones. Los padres no podemos continuar con los tiempos ilimitados y la permisividad para evitar un berrinche o un momento de conflicto.

size_810_16_9_menina-mexendo-no-celular.jpg

¿Qué hacer?

Como padres hay que educar y ayudar a sus hijos, propongan un tiempo límite para su uso dependiendo de la edad y monitoreen el uso, tómense el tiempo para hablar sobre el uso apropiado, establezcan pautas y lleguen a un acuerdo como pareja. De la misma forma, estimulen el uso de juegos y Apps que desarrollen habilidades y bloqueen las que no son adecuadas para ellos.

Es importante desengancharnos nosotros primero y dar el ejemplo sobre las consecuencias adictivas a la tecnología, además es inminente implementar actividades que involucren otro tipo de habilidades (deporte, inteligencia kinestesica, y por supuesto la maravillosa creatividad que tienen los niños.

Tu como padre ¡destaca la en cada uno! y motiva a que encuentren su vibra en el mundo. 

Con cariño, Thelma

Un comentario Agrega el tuyo

  1. jose dice:

    muy interesante, felicidades

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s